Más allá de la academia

fernanda garcía

A 120 kilómetros de Copiapó, un grupo de niños hijos de temporeros aprenden a bailar flamenco mientras sus padres trabajan en el campo. A cargo de esta experiencia está María Fernanda García, quien apuesta por sacar el flamenco de la sala de clases y llevarlo más allá.

En enero de 2012 la actriz María Fernanda García, junto a Ramón Llao y José Martínez, llevó la obra “Ñaque” hasta Manflas, Copiapó, con el objetivo de presentarla a los temporeros que trabajan en la agrícola.

Una vez allí Fernanda se enteró que los niños y niñas se quedan en el colegio mientras los padres se dedican al proceso cosecha. Fue así como tuvo la idea hacer algo relacionado con flamenco. “Fueron cinco días en que asistían a pleno sol niñas y niños y algunas profesoras y mamás. Les hice clases y un montaje básico, pero entretenido, que se presentó como “telonero” de la obra de teatro, a la que asistió todo el pueblo”, recuerda.

La experiencia resultó tan exitosa que este año el taller se realizó nuevamente. Esta vez asistieron niños y niñas entre cuatro y 15 años y tanto el director del colegio como el gerente de Manflas, al ver como el flamenco se “toma” la localidad, quieren que las clases sigan y sea un trabajo continuo durante el año.

Sobre los efectos de esta iniciativa, Fernanda comenta: “es lindo que llegue una profesora de afuera, más mi ayudante -mi sobrina de 12 que también baila-, les lleve trajes, vestidos, maquillaje y los haga sentirse especiales por unos días. Por otro lado, siento que es lo mínimo que uno puede hacer… ver los nervios que sienten antes de bailar junto con su capacidad para hacer una coreografía con unas pocas clases, en medio de la montaña de la Tercera Región y sin referentes de por medio, además del orgullo de sus padres… es un gran desafío para ellos. Se sienten importantes y realmente lo son”.

La actriz añade que el flamenco es algo absolutamente distinto a lo que tienen acceso, y por lo tanto ayuda a abrir la mente y las miradas sobre la danza y el arte. Algo que se hace mucho más patente en lugares periféricos de Santiago y regiones. “Hay lugares que están muy botados, siguen siendo marginales, y si bien hay mayor acceso a cosas materiales, no siempre va acompañado del crecimiento cultural que deberíamos tener como país. En lo personal este tipo de actividades son una necesidad y quizás deberíamos salir a buscar más estas oportunidades con Municipios u otras organizaciones para que la gente con menos oportunidades también conozca el flamenco”.

Fernanda Garcia

Fernanda Garcia

Fernanda Garcia

Fernanda Garcia

468 ad