Loreto De Diego: “El flamenco de raíz nunca se acabará”

Pronta a estrenar en Santiago “Acuérdate de mí… Lola”, montaje que se estrena el 8 de marzo en el GAM, Loreto de Diego conversó con Llevaneras.cl acerca de sus comienzos en su Burgos natal, su visita a Chile y el momento actual del cante flamenco.

Loreto no se explica por qué, pero desde que comenzó a interiorizarse en el flamenco, sintió que era flamenco lo que quería cantar.
Nació en Burgos, Castilla y León, una tierra donde el flamenco suena muy poco. Es por ello que a los 21 años se radicó en Madrid donde comienza a participar en compañías de baile como el Ballet de Rafael Aguilar y en tablaos como Casa Patas, Las Carboneras, Las Tablas y Corral de la Morería.

Hoy Loreto pasa una temporada en Chile. Fue reclutada por Natalia García Huidobro para participar en “Acuérdate de mí… Lola”, un montaje en el cual la cantaora interviene no sólo en el flamenco más tradicional, sino también en la copla.

¿Primera vez en Chile?

Sí, y aunque he pasado la mayor parte del tiempo en ensayos, estoy encantada con mi paso por Chile. Tampoco he tenido la posibilidad de ver flamenco hasta ahora, por lo que pronto espero ver lo que se hace acá.

¿Cómo fue tu aprendizaje en el cante?

Tomé clases de canto cuando llegué a Madrid, pero principalmente mi aprendizaje ha ido por estudiar a los antiguos, como Mairena, Fosforito, La Paquera o La Niña de los Peines. También he aprendido mucho de mis compañeros.

Loreto de Diego, cantaora

Primero que todo hay que conocer el flamenco, pero básicamente tener mucho ritmo, saber jugar con el tiempo, conseguir el “soniquete”, como decimos nosotros.  Ahora bien, para cantar flamenco se necesitan ciertas condiciones, por ejemplo no todos pueden hacer melismas o dibujos con la voz. El cante flamenco tiene sus complejidades.

¿Te acomoda acompañar el baile o prefieres ser solista?

Ambas modalidades son distintas y las dos me gustan, aunque, como todo artista siempre se aspira a hacer algo propio, algo que refleje lo que eres. De todos modos, me gusta cantar para baile y aunque en ese contexto todo es más limitado porque tienes que adaptarte a un esquema, es una experiencia que te da mucho ritmo. Además, es algo muy enriquecedor, se produce una magia muy especial entre el cante, el baile y la guitarra.

¿Qué opinas del cante actual?

La verdad es que toda mi vida he estado rodeada de músicos de diferentes disciplinas y eso me hace ver el flamenco como música, en la que todo tiene su importancia. Creo que en los últimos tiempos la mayoría de los artistas nos limitamos a interpretar el cante cada uno a nuestra manera. Me parece muy interesante el camino que abrió Enrique Morente en ese sentido.

De los cantaores de hoy, ¿a quiénes recomiendas escuchar?

Te menciono dos que tienen una larga trayectoria: Fosforito, a quien admiro profundamente por el conocimiento tan amplio que tiene, y a Carmen Linares, una cantaora muy completa que ha aportado mucho al flamenco. Esa antología de cantes de mujer que grabó es algo que nos gustaría tener a todas las cantaoras.

¿Crees que el flamenco fusionado, al ser sea el primero que se graba y difunde internacionalmente, perjudique al de raíz?

No, el flamenco de raíz nunca se acabará, pero entiendo que todo evoluciona, que los tiempos cambian, eso es inevitable. Y como te decía anteriormente, cada artista tiene su visión personal del flamenco y de la vida. Me parece bien que cada uno haga lo que sienta, pero me preocupa que la gente se confunda.

¿A qué tipo de confusiones se ve enfrentado el público?

Fundamentalmente a que crea que algo es flamenco cuando no lo es. Hoy en día hay muchas canciones aflamencadas, pero no son flamencas. Se utilizan bases de bulería o tango, pero distan mucho de un cante flamenco, como un tango extremeño o una granaína por ejemplo. Sin embargo, creo que es labor nuestra dar a conocer esas diferencias y eso es algo que trato siempre de transmitir en los cursos que dicto. Es muy importante saber distinguir.

¿Cómo se estructura el cursillo que ofrecerás en Chile?

Está orientado a personas que quieran acercarse al cante. Es por eso que escogimos las alegrías y cantiñas, porque resultan más cercanas para una mayor cantidad de personas. Y lo que busco en el curso, que se realizará desde el 26 al 29 de marzo, es que los alumnos conozcan el ritmo, sepan su origen y sean capaces de diferenciar entre los diferentes estilos, como mirabrás o romera.

Además de las presentaciones de “Acuérdate de mí…”, ¿realizarás algún concierto en Chile?

Tengo muchas ganas de presentarme como solista y espero que se pueda concretar. Hasta el momento hay una fecha programada en Concepción, pero falta confirmar la de Santiago.

¿Luego de Chile regresas a Madrid?

Sí, me quedo hasta mayo y luego parto a finalizar un proyecto en el cual se mezcla el cante con la historia de cada palo, y sigo en los tablaos donde me presento regularmente, como Las Carboneras, Casa Patas y Las Tablas.

¿Algún disco en carpeta?

Me encantaría, pero cada vez es más difícil grabar en una disquera. La verdad, es que en estos momentos todo está un poco en crisis en España.

468 ad