Evitar lesiones en los pies

El impacto del baile flamenco en el cuerpo de bailaoras y bailores se está estudiando cada vez más y ya comienzan a determinarse algunas patologías que este tipo de baile puede provocar.

Basándome en un artículo escrito por Anna Quer Roca y Emilia Pérez, además de otras publicaciones, elaboré una pequeña guía que espero sea de utilidad.

Para evitar daños, especialmente a nivel podal, se sugiere realizar una preparación física sin calzado, la que consiste primeramente, en realizar ejercicios de estiramiento con un buen equilibrio “músculo-esquelético” y buen trofismo o volumen muscular a nivel de pies. Esto es muy importante, por que al menos en mi experiencia, siempre he realizado ejercicios de elongación con zapatos.

De esta forma, tendremos preparado el pie para bailar otorgándole una buena base de elasticidad, fuerza y, sobretodo, estabilidad para evitar apoyos incorrectos que vician el gesto, sobrecargas o lesiones.

1.- Estiramiento de extremidades inferiores

Primero, realizar ejercicios que consideren las cadenas musculares y estiramientos de las extremidades inferiores.
Se recomienda elongar la cadena de flexión, extensión, cierre y apertura. Esto, por la sobrecarga a la cual es sometida por usar zapatos sobre 4 cms.

2.- Estiramiento de pies

Posteriormente se sugiere realizar “automovilizaciones” pasivas y activas del antepié y mediopié, que es muy rígido. Para elastificar la planta del pie y movilizarlo, se puede poner el pie sobre una pelota de tenis y desplazarlo ejerciendo una ligera presión por toda la planta. A fin de evitar los dedos en garra, éstos deben ser extendidos al mismo que se realiza una flexión dorsal (tanto hacia arriaba como hacia abajo).

Por último, es necesario hacer pequeñas tracciones de las falanges y movilizar los dedos introduciendo los dedos de la mano entre los del pie y ejecutando movimientos rotacionales en ambos sentidos

3.- Propiocepción

La propiocepción es la capacidad de nuestro cuerpo de ubicar la posición de las articulaciones en todo momento. Es gracias a esta capacidad que podemos, por ejemplo, caminar con los ojos cerrados en nuestra casa. 

Cuando se sufre una lesión, el sistema propioceptivo se daña generándose un déficit en la información que le llega al cerebro y aumenta la posibilidades de dañar nuevamente una articulación. 

Algunos ejercicios de propiocepción recomendados son: 

– Andar descalzo para generar una mayor cantidad de sensaciones articulares

– Caminar o correr descalzo en la playa (mejora la sensibilidad propioceptiva)

– Evitar zapatos o botas rígidas (limita los movimientos del pie y da una sensación de estabilidad

– Realizar movimientos de forma explosiva muy lenta y exagerada

– De pie, con brazos abiertos y piernas juntas, subir una rodilla hasta el pecho con los ojos cerrados sin perder el equilibrio. Hacerlo con una pierna y luego con la otra.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.