Bailar flamenco es como jugar básquetbol

Durante un baile flamenco se realizan 240 zapateados por minuto y la frecuencia cardiaca media de un baile flamenco llega a ser de unas 158 pulsaciones por minuto (pul/min) en el caso de las mujeres y de casi 155 pul/min en los hombres, lo que supone una carga de esfuerzo similar a la de un jugador básquetbol o de cualquier deporte de elite. Hasta aquí todo bien, pero… ¿tienen las bailaoras y bailaores la misma preparación física que un deportista de alto nivel?

Al parecer en dicho punto los flamencos están al debe. De ahí el interés de la Universidad de Cádiz (UCA), a través de su centro de investigación de flamenco, Telethusa, por estudiar el impacto que tiene el baile flamenco en el cuerpo humano.

Uno de las investigaciones más sobresalientes de Telethusa es el análisis biomecánico y valoración funcional del baile flamenco, el cual consistió en la digitalización y renderización del baile ejecutado por Angeles Román. 

A su vez, dichos resultados fueron contrastados con la otra parte del estudio, una valoración funcional de 20 bailaoras de flamenco en activo, estudiando posibles lesiones y acortamientos musculares.

Según revela el centro de investigación, el mayor peso del flamenco recae sobre la musculatura de los miembros inferiores mediante el taconeo, giros, y demás gestos; y sobre el tronco, llevando a cabo todo el control postural. 

Precisamente, son en los miembros inferiores donde se localizan el mayor número de lesiones, principalmente en la espalda (región lumbar y cuello), así como en los brazos (por el movimiento de brazos, rodillas y pies (taconeo). Asimismo, dentro de los análisis se corroboró el acortamiento de los músculos, por lo que se sugiere realizar un trabajo de flexibilidad, tanto en el tren superior (trapecio superior, subescapular y supraespinoso) como inferior (psoas-ilíaco y recto anterior del muslo).

Volviendo a la preparación física, específicamente al entrenamiento aeróbico que debieran realizar los ejecutores del baile flamenco, el estudio recomienda no realizar la carrera continua (por someter al cuerpo a vibraciones distintas a las de los zapateados) ni tampoco natación, ya que el tipo de trabajo muscular es muy distinto al que se realiza con el baile.

Lo ideal es hacer un trabajo de zapateado sistematizado, con una duración y frecuencia cardiaca diseñada por un preparador físico y de acuerdo a cada bailaor. La bicicleta y los patines también son compatibles con el baile flamenco.

Mayor información en www.flamencoinvestigacion.es

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.